Resolución de Diciembre de 1992, de la Dirección General de la Policía, sobre normas provisionales de actuación de las Unidades de Intervención Policial


En el Real Decreto de 1668/89, de 29 de diciembre y en Orden del Ministerio del Interior, de 15 de febrero de 1990, que lo desarrolla, se crean las Unidades de Intervención Policial y se establecen las especialidades de su régimen estatuario. 

            Habiendo entrado en funcionamiento las citadas Unidades, es preciso desarrollar provisionalmente lo dispuesto en la referida normativa, con el fin de regular la utilización de las mismas y concretar sus normas de actuación  

                En su virtud, y en uso de las facultades que me concede la Disposición final de la referida Orden Ministerial, dispongo: 

            PRIMERO:        Funciones. 

            Las Unidades de Intervención Policial tendrán las funciones siguientes: 

- Colaboración en la protección de SS. MM. los Reyes de España y altas personalidades nacionales y extranjeras. 

- Prevención, mantenimiento y restablecimiento, en su caso, de la seguridad ciudadana. 

- Intervención en grandes concentraciones de masas, reuniones en lugares de tránsito público, manifestaciones y espectáculos públicos. 

- Actuación y auxilio en caso de graves calamidades o catástrofes públicas. 

- Actuación en situaciones de alerta policial declarada, bien por la comisión de delitos de carácter terrorista o de delincuencia común y establecimiento de controles y otros dispositivos policiales. 

- Protección de lugares e instalaciones en los supuestos en que así se determine. 

- Intervención en motines y situaciones de análoga peligrosidad.               

                SEGUNDO:       Dependencia orgánica y funcional. 

            La doble dependencia supone, siempre en la práctica, un campo de difícil deslinde con conceptual, ya que existente fronteras comunes entre dependencia funcional y la orgánica y en otros casos existen prioridades contrapuestas entre quienes conocen la competencia funcional y quienes tienen atribuida la competencia orgánica. La experiencia de estos años ha dejado latente que, a veces, el Jefe de la Plantilla, donde tiene su sede la UIP, no puede hacer una planificación de los servicios, ni siquiera a corto plazo, porque determinadas contingencias, como la compensación de exceso de horas trabajadas, periodos de formación o reciclaje, desplazamientos a otras localidades, etc., impide conocer el número de efectivos disponibles en las Plantillas. 

            Con objeto de evitar situaciones como las descritas y arbitrar cauces de solución para situaciones concretas, se establecen los siguientes principios generales: 

1)                  La dirección, coordinación y planificación de los servicios realizados por las UIPs., corresponde al Jefe de la Plantilla cuando se hallen en base, o bien al responsable del Organo Central o Periférico al que haya sido asignada la Unidad. 

2)                  La dirección, coordinación y control de Unidades de Intervención Policial correspondiente a la comisaria General de Seguridad Ciudadana, a través de la Jefatura de Unidades de Intervención Policial, lo que implica, asimismo, la gestión de recursos personales, técnicos; formación y reciclaje e inspección general de las Unidades. 

3)                  Como quiera que determinadas competencias orgánicas atribuidas a la Comisaria General de Seguridad Ciudadana (compensación horaria y absentismo; formación y reciclaje; traslado de las UIPs a otras localidades, etc.) pueden influir muy directamente en la organización y planificación de los servicios (que corresponde a los respectivos Jefes de Plantillas), es por lo que obligatoriamente la comisaria general de Seguridad Ciudadana deberá comunicar dichas contingencias, con la mayor antelación que sea posible, a los Jefes de plantilla donde tenga la base de UIP (o donde se halle desplazada), con objeto de que puedan efectuar una adecuada planificación de los servicios.

En el supuesto de no existir acuerdo entre quien ejerza la competencia orgánica y quien ejerza la funcional, la cuestión será sometida a la Subdirección Operativa para la  resolución que corresponda. 

Con arreglo a estos principios generales, se establece, ya de manera más pormenorizada, que las Unidades de Intervención (UIP) tendrán la dependencia siguiente: 

A)      Dependencia orgánica: De la Comisaria General de Seguridad Ciudadana, a través de la Jefatura de Unidades de Intervención Policial, que asume las funciones de dirección, coordinación y control de las Unidades. 

La dependencia orgánica se referirá, entre otros, a los siguientes asuntos: 

Gestión de Personal: Colaboración con la División de Personal en lo relativo a concursos de vacantes y movimiento interno de personal, conocimientos y control de situaciones administrativas, absentismo, reasignación de efectivos, propuestas de baja en las Unidades, etc. 

Gestión Técnica: Colaboración con los Servicios competentes en lo relativo a Automoción, Armamento, Transmisiones, así como el conocimiento y control de dichos medios materiales adscritos a las Unidades. Participación en las comisiones que al efecto se establezcan. 

Gestión Económica: Facilitar y agilizar la tramitación de dietas, así como todo lo referido a vestuario y equipo. 

Formación y Reciclajes: Colaboración en la programación y ejecución de los Cursos de Especialización preventivos, reciclajes y pruebas de revalidación. 

Inspección General de las Unidades. 

B)      Dependencia funcional: Del responsable del Organo Central o periférico al       que haya sido asignada la Unidad, o del Jefe de la plantilla, cuando se hallen en base. 

  En servicios de carácter nacional, que afecten a varias Jefaturas Superiores o cuando, por su carácter extraordinario; así lo disponga el Subdirector General Operativo, dependerá directa y funcionalmente de la Jefatura de Unidades de Intervención Policial. 

  La dependencia funcional, en cuanto a la J.U.I.P., se refiere, supone la competencia para desplazar efectivos en todo el territorio nacional, mediante el procedimiento establecido. 

              TERCERO:     Ambito de actuación. 

              Las Unidades tienen ámbito de actuación en todo el territorio nacional, y la zona de actuación preferente es la que señala la Orden de 15 de febrero de 1990. 

              Las solicitudes y adscripción, en su caso, se realizarán por Unidades orgánicas completas (Unidad, Grupo, Subgrupo, Equipo Operativo). 

              Las solicitudes se efectuarán por el procedimiento establecido, especificando: 

-          Motivo.

-          Lugar.

-          Día de inicio del servicio.

-          Número de días necesarios. 

              Dicha petición será valorada y atendida en función de la disponibilidad de las Unidades. 

              Al objeto de una adecuada evaluación de los efectivos necesarios, cuando se considere conveniente, se desplazarán con antelación funcionarios de la Jefatura de UIP, o de la Unidad, actuante en su caso, quienes participarán en la planificación. 

              Los órganos periféricos y centrales, en su caso, canalizarán sus peticiones por el conducto regular a las Comisarias Generales de Seguridad Ciudadana, ante la necesidad urgente de empleo el Jefe de la plantilla lo notificará a la citada Comisaria General (vía telex o fax). 

              Los jefes policiales proveerán lo necesario para que las Unidades que soliciten dispongan de locales (oficinas, vestuario, armero) y aparcamiento en las dependencias policiales, así como el alojamiento de las mismas.  

              El responsable policial del Servicio o de la Plantilla, en su caso, impartirá las ordenes o instrucciones que procedan a través de los mandos naturales de la Unidad. 

              Dichas instrucciones irán referidas a los aspectos de: 

-          Información previa.

-          Misión a realizar.

-          Lugar del servicio.

-          Horario del servicio.

-          Condiciones de ejecución.

-          Medidas de coordinación con otras Unidades.

-          Limites de permisividad y actitud general.

-          Otros datos de interés. 

              El empleo de las UIPs, cuando actúen fuera de su base, irá presidido por criterios de eventualidad o puntualidad, en su caso. 

              Funcionalmente, siempre que coincidan efectivos de dos o más Unidades, en un mismo dispositivo o servicio, mientras no conste expresamente, asumirá la dirección y coordinación de dichos efectivos el funcionario que ocupe el puesto superior dentro de la especialidad. A tal efecto se establece el siguiente orden: 

-          Jefe del Servicio.

-          Jefe de Sección – Jefe de Unidad.

-          Coordinadores.

-          Jefes de Grupo.

-          Jefes de Subgrupo.

-          Jefes de Equipo. 

              De Coincidir dos o más del mismo orden, lo asumirá el de mayor categoría, y si son de igual categoría, el de mayor antigüedad en la especialidad. 

            CUARTO:         Normas Básicas de Actuación. 

Las Normas Básicas de Actuación de estas Unidades son las siguientes: 

1.                  La intervención de las Unidades se ajustará al más exacto cumplimiento de la normativa legal y reglamentaria, especialmente a los principios básicos de actuación en el artículo 5 de la ley Orgánica de Fuerzas y Cuerpo de Seguridad. 

Las actuaciones en graves alteraciones del orden y la seguridad ciudadana y la superior capacidad de respuesta de estas Unidades exigen una especial meticulosidad en el empleo progresivo de la fuerza y de los medios a su alcance. 

2.                  Previamente a la realización de cualquier servicio deberán disponer de la mayor información previa posible. 

3.                  Los mandos de la Unidades actuantes deberán concebir la medidas preventivas contingentes o de repuesta sobre las base de una completa previsión operativa de problemas. En caso necesario se plasmará en un dispositivo u orden escrito. 

4.                   En base a la previsión de los hechos, se adecuarán los medios materiales y humanos necesarios. 

5.                   En todo caso, el Jefe de la Unidad establecerá el despliegue, objetos y misiones, a los Jefes de las Unidades subordinadas. 

Previa a la realización de cualquier servicio, los Jefes de las Unidad darán las órdenes oportunas a fin de verificar el adecuado estado de los medios humanos y materiales. 

6.                  Durante el servicio se mantendrá, cuando proceda, enlace entre el responsable operativo o Jefe de la/s Unidad/es actuante/s, con el jefe policial correspondiente, sin que aquellos puedan relacionarse directamente con la autoridad gubernativa. 

7.                  La disciplina en el uso de las comunicaciones es fundamental para el eficaz desempeño de los servicios. Siempre que sea posible se utilizarán claves. 

8.                   En toda actuación de las UIPs., deberá disponerse de la reserva necesaria que el servicio y las circunstancias aconsejen, a fin de disponer de la capacidad de respuesta necesaria. 

9.                   Se considerará de primordial importancia la autoprotección de los funcionarios, cumpliendo a tal ciclo la normativa vigente. 

10.                Con posterioridad a la realización de cualquier servicio finalizadas las actuaciones  policiales a que hubieran dado lugar (comparecencias, diligencias policiales, puesta a disposición con detenidos, elementos de prueba, etc.), se redactará el oportuno informe procediéndose a remitir convenientemente cumplimentada la <<Hoja de servicios Extraordinario>>.  

Los mandos de las distintas Unidades Orgánicas efectuarán <<juicios críticos>> con objetivos didácticos. 

QUINTO:          Formación y Especialización. 

El superar el Curso de especialización anteriormente mencionado, obliga a permanecer un periodo mínimo de tres años en Unidades de Intervención. 

La disponibilidad de dichas Unidades tendrá carácter permanente y sus componentes deberán estar siempre localizables.

Todas las Unidades disponen de un Plan de Concentración permanente actualizado. Dicho Plan permite, en un tiempo breve y ante situaciones de alerta, disponer, para una pronta intervención, de la Unidad o los grupos de la misma que sean necesarios. 

SEXTO:            Situación de las Unidades. 

Las situaciones de las Unidades de Intervención son las siguientes: 

-          En base: 

·         Adiestramiento.

·         En servicio.

·         En descanso o compensación horaria.

·         Alerta (plan de concentración urgente).

·         Emergencia (plan de concentración urgente).

 

-          Destacada fuera de base: 

·         En ruta.

·         En servicio.

·         Descanso.

·         Alerta.

·         Emergencia. 

-          Concentrada: 

·         En situación de actuación (reciclaje).

·         En situación de alerta o emergencia. 

 

EL DIRECTOR DE LA POLICIA

   Fdo.: Carlos Conde Duque